Aprender, es saber hacer preguntas.

Escuchar

Hagamos preguntas en vez de hablar

La mayoría de empresarios están tan ilusionados con sus propias ideas, que se olvidan completamente de lo que quieren sus prospectos o clientes.

Las preguntas tienen que ayudar a obtener el conocimiento que necesita el empresario para presentar efectivamente una solución. 
Aprenda a hacer preguntas de alta calidad.
Haga preguntas que su prospecto o cliente piense. Haga preguntas que demuestren  la habilidad, los conocimientos y experiencia de sus prospectos o clientes. Preguntas que sus competidores no están haciendo.
En el mundo empresarial tan competitivo de hoy es realmente fácil destacarse de la competencia, ya que la mayoría de la gente de ventas está tan centrada en tratar de conseguir la venta que no aprenden nada de la situación de su prospecto o cliente. 
Si realmente deseamos controlar el proceso de ventas, debemos enseñarnos a nosotros mismos.  Hagamos preguntas en vez de hablar. 
Podemos empezar con las  “Las seis preguntas universales”.
  1. ¿Qué?
  2. ¿Dónde?
  3. ¿Cuándo?
  4. ¿Cómo?
  5. ¿Por qué?
  6. ¿Quién?
Anuncios